Banco Libre de Información: Apuntes gratis, manuales, proyectos, trabajos, memorias, etc.; y todo tipo de cursos de formación profesional, idiomas, educación para adultos, masters y posgrados, complementos curriculares, cursos homologados, becas de formación, prácticas laborales y mucho más. Bienvenidos a ‘Cursos y Apuntes Gratis’



jueves, 12 de marzo de 2009
1.- LAS TÉCNICAS DE GRUPO                           

  Se denominan técnicas de grupos a los medios o a los modos empleados en situaciones de grupo para lograr la acción del mismo. Las  técnicas de grupo son procedimientos sistematizados de organizar y desarrollar la actividad del grupo, sobre la base de los conocimientos suministrados por la teoría de la Dinámica Grupos. Se emplean, diversas situaciones para desarrollar una mayor actividad en los mismos con un menor esfuerzo y mayor economía.  Las técnicas de grupo son técnicas a) para comunicarse, b) para organizar mejores relaciones humanas, c) son instrumentos que ayudan a convivir.

http://api.ning.com/files/0658gCeH179gzcbBKW7Nva3W49QddUAKh9O7Ktv6-4daLprljlE9QA6yHHOUGli9anjMgrIjBlV1z0tQGSr9F9XMDyctwsNU/manoamano.jpg



Una técnica no es en sí misma ni buena ni mala, pero puede ser aplicada efectivamente, indiferentemente o desastrosamente.  Por eso, es importante que seamos conscientes de que:
 
-    No todas las técnicas sirven para todos los objetivos.
-    No todas la técnicas pueden utilizarse en todos los sitios.
-    Las técnicas son sólo un medio, nunca un fin en sí mismas.

Las técnicas otorgan estructura al grupo, le dan una cierta base de organización para que el grupo funcione realmente como tal, pues el grupo no puede funcionar si no crea una mínima organización.  De ahí la necesidad de conocer y utilizar las técnicas adecuadas.

Sin embargo, conviene tener en cuenta que la eficacia de las técnicas grupales depende del conocimiento que tenga el director/monitor de la técnica de los fundamentos teóricos de la Teoría de Dinámica de Grupos y de la técnica en particular; y. en cierto modo, de la habilidad personal y del espíritu creador de quien las utiliza. En cualquier caso, el uso de la técnica por sí sólo no basta para obtener el éxito deseado.


2.- ELECCIÓN DE LA TÉCNICA ADECUADA

 La elección de la técnica adecuada corresponde generalmente al educador o al coordinador del grupo, salvo los casos en los que el grupo ha decidido de antemano utilizar una técnica concreta. Las diversas técnicas de grupo poseen características variables que las hacen aptas para determinados grupos en distintas circunstancias.


Para seleccionar la técnica más conveniente se sugiere tomar en consideración los siguientes factores:

2.1.     En función de los objetivos.

 Las técnicas de grupo varían en su estructura de acuerdo con los objetivos que un grupo pueda fijarse.  Existen técnicas especialmente elaboradas para promover el intercambio de ideas Y opiniones (la Discusión); las hay para lograr entrenamiento en la toma de decisiones (servicio de Estado Mayor). Otras favorecen el aprendizaje de conocimientos (Seminario, Simposio...); otras facilitan la comprensión vivencial de situaciones, (Entrevistas, ‹‹Rol Playing››...); otras promueven rápidamente la participación total (‹‹Phillips, 6/6››, Bola de Nieve, Comisión); otras tratan de desarrollar el pensamiento creador (Torbellino de Ideas); otras promueven actitudes positivas (Fotoproblema Mural). Por último un gran bloque de técnicas sirve para mejorar el clima social de grupo, a través del fomento de la comunicación, la interacción...
 
La elección de la técnica en función de los objetivos podrá hacerse siempre y cuando éstos estén perfectamente definidos.


2.2.    En función de la madurez y el entendimiento del grupo.

Las técnicas varían en complejidad y naturaleza, algunas son fácilmente aceptadas por el grupo y otras provocan, al principio, ciertas resistencias por su novedad, por ser ajenas a los hábitos y costumbres adquiridos. Para los grupos nuevos, no experimentados en la actividad grupal, convendrá seleccionar aquellas técnicas más simples, más acordes con las costumbres de los miembros del grupo. Deberá comenzarse con técnicas que exijan poca participación activa de los miembros (Mesa Redonda, Panel); evolucionando progresivamente hacia técnicas de mayor participación, a medida que aumenta el entrenamiento y la madurez del grupo.

Si, por el contrario, el grupo está suficientemente «maduro», se pueden escoger técnicas que supongan una mayor implicación personal, sin que por ello los alumnos se sientan atacados y adopten hacia la tarea una posición de defensa.

hemeroteca

2.3.    En función del tamaño del grupo.

 El comportamiento del grupo depende en gran medida de su tamaño. En los grupos pequeños se da una mayor cohesión e interacción y existe más confianza. se llega mas fácilmente al consenso, los miembros disponen de más oportunidades e incluso de mas tiempo para intervenir. En este tipo de grupos podrían utilizarse con éxito técnicas como el Debate Dirigido, Pequeño Grupo de Discusión o Estudio de Casos. Estos grupos son más aptos para el uso de técnicas  informales y permisivas.

En los grupos grandes se dan, generalmente, características opuestas a las citadas: menor cohesión e interacción, mayor intimidación, etc.  Es común que estos grupos se subdividan en subgrupos o camarillas.  Por ello la guía de un grupo grande exige del coordinador mayor capacidad y experiencia para orientar al grupo y elegir la técnica adecuada.



2.4.     En función del ambiente físico y temporal.

Al elegir una técnica debe tenerse en cuenta la situación real del local y del tiempo.  Ciertas técnicas requieren un local amplio que permita la actuación de un grupo numeroso o el trabajo simultáneo de varios pequeños grupos. La aplicación de unas técnicas lleva más tiempo que otras, y el tamaño del grupo también afecta a las necesidades de tiempo.

Los factores físicos y temporales deberán tomarse en cuenta, ya que la eficacia de un grupo se resiente bajo la presión de un reducido local o de la falta de tiempo. Por otra parte, algunas técnicas requieren el uso de elementos auxiliares como pizarra, rotafolios, proyector, escenario, etc. La disponibilidad de estos elementos afectará también la selección de las técnicas.

    2.5.  En función del medio externo.

El clima de aceptación psicológica o de rechazo que se origina en un grupo, todavía hoy le parece a muchos pérdida de tiempo, al ocupar unos determinados tiempos escolares a aprender a trabajar en grupo o en conocerse mejor.


2.6.     En función de las características de los miembros.

Los grupos varían de acuerdo a las características de sus miembros, edades, nivel de instrucción, intereses, expectativas, predisposición, experiencias, etc.  En el ámbito escolar, existen técnicas más adecuadas para el nivel    primario, secundario o superior. Así, pues, la Técnica del Riesgo será más adecuada para grupos de mayor edad; el Debate Dirigido entre grupos más jóvenes; el «Role Playing» y el Torbellino de Ideas para grupos inteligentes y entusiastas, la Clínica del Rumor o el «Phillips 6/6» despertarán interés en un grupo indiferente y apático.
 
 Ha de crearse el clima necesario en el grupo para que la experiencia resulte                                        gratificante y no se tenga la sensación de perder el tiempo.
2.7.     En función de la capacitación del orientador.

El uso adecuado de las técnicas requiere el estudio analítico de las mismas y el entrenamiento o experiencia en su aplicación.  Para quien se inicia en la utilización de estas técnicas es recomendable que comience por las más sencillas en su estructura «Phillips 6/6», y a la vez parecidas a las técnicas o métodos en la enseñanza (Discusión Dirigida, Seminario, Simposio, Experto entrevistado por Comisión. Luego, la propia experiencia irá indicando los cambios eventuales que convenga hacer para aportar las técnicas más complejas y novedosas.  El coordinador del grupo tiene libertad para elegir aquellas técnicas que considere más afines a sus propias aptitudes y posibilidades.

Escapadas de fin de semana para todos los gustos y presupuestos

3.- NORMAS GENERALES PARA EL USO DE LAS TÉCNICAS DE GRUPO.

Las normas que se presentan a continuación están sustentadas por las leyes de la Dinámica de Grupo, sin olvidar que cada una de las técnicas del grupo que se describen más adelante posee sus propias reglas específicas derivadas de su naturaleza particular.

1.    Para utilizar las técnicas de grupo deben conocerse los puntos teóricos de la Dinámica de Grupos.
2.    Antes de utilizar una técnica de grupo debe conocerse suficientemente su estructura, su dinámica, sus posibilidades y riesgos.
3.    Debe seguirse en todo lo posible el procedimiento indicado en cada caso. Sólo cuando el coordinador del grupo posee una experiencia suficiente podrá intentar adaptaciones o cambios justificados por las circunstancias.
4.    Las técnicas  de grupo deben aplicarse con un objetivo claro y bien definido. El grupo no debe reunirse para usar una técnica, sino movido por un interés común hacia un objetivo para el cual la técnica sirva de instrumento.
5.    Las técnicas de grupo requieren una atmósfera cordial y democrática. Utilizarlas como medio de competición o en un clima autoritario destruiría su efecto.
6.    Debe prevalecer en todo momento una actitud de cooperación, recordando que la actitud competitiva separa, promueve el individualismo y anula la interacción que es fundamental para la vida del grupo.
7.    Debe incrementarse la participación activa de todos los miembros, así como la toma de conciencia de que el grupo existe en y por ellos mismos. Este sentido de pertenencia al grupo hace pasar del «yo» al «nosotros».
8.    Las técnicas de grupo tienen como finalidad implícita los siguientes factores:
a)    Desarrollan el sentimiento del «nosotros».
b)    Enseñan a pensar activamente.
c)    Desarrollan capacidades de cooperación, intercambio, responsabilidad, autonomía, creación y consenso.
d)    Enseñan a escuchar de modo positivo y comprensivo.
e)    Crean sentimiento de seguridad, vencen temores e inhibiciones.
f)    Favorecen las relaciones personales, permitiendo el desarrollo social del individuo.

9.    Todas  las técnicas de grupo se basan en el trabajo voluntario. El alumno no debe sentirse en el grupo-clase o grupos pequeños por obligación y es el orientador o coordinador del grupo el que tiene la difícil tarea de hacer sentirse a los individuos como grupo y hacer de la escuela un lugar de aprendizaje libre y de convivencia. En líneas generales debe procurar:

-    Actuar en una interrelación de mutuo conocimiento que llegue hasta la exigencia de utilizar los nombres propios de cada alumno/a.
-    Fomentar las relaciones «cara a cara», en círculos más o menos amplios, pero donde todos puedan captar todas las comunicaciones  orales o gestuales.
-    Moverse en una amplitud que garantice la participación lo más generalizada posible.
-    Conceder lugares destacados únicamente a quienes, por las características de la técnica, hayan de desempeñar los roles más dotados de protagonismo.
-    Eliminar en todo lo posible las distancias en las redes de comunicación. (Con niños pequeños, agacharse junto a su mesa, para establecer una comunicación gestual al mismo nivel).

Creemos que los alumnos formados a través de la cooperación escolar utilizando técnicas de Dinámica de Grupos en la clase, en la que han aprendido a hablar, a discutir, a confrontar sus ideas, a compartir el trabajo en común, cuando lleguen a adultos no tendrán seguramente las mismas reacciones sociales que nuestros antepasados, cuando sus ideas choquen con los problemas de la sociedad, y sobre todo no aparecerán –o aparecerán con poca virulencia- los prejuicios.

Si las técnicas de grupo se introdujeran de forma regular en el sistema educativo se favorecerían actitudes participativas, de cooperación y solidaridad, potenciando las relaciones personales entre los miembros de la comunidad escolar.


4. FINALIDADES QUE PUEDEN CONSEGUIRSE CON LAS TÉCNICAS DE GRUPO EN EL ÁMBITO DE LA ESCUELA

1.    Fines didácticos e instructivos.

•    En la presentación de un trabajo el individuo o equipo de trabajo informa sobre sus investigaciones personales. Los participantes solicitan aclaraciones, presentan dudas, discuten, analizan mediante un coloquio cooperativo.
•    En el análisis de un tema, producto cultural o artístico, con fines  críticos.
•    En tareas de evaluación de trabajos discentes, de conductas o actividades colectivas, de documentos, productos... susceptibles de discusión o crítica.

2.    Fines eminentemente sociales.

Para muchos constituye el Objetivo específico de estas técnicas. En este caso la dinámica:

•    Ayuda al individuo a integrarse mediante la participación en una tarea, exposición de puntos de vista propios, aceptación equilibrada de juicios, críticas y cooperación.
•    Incrementa los lazos sociales mediante el trato personal, y no a través de una sistemática armonía o acuerdos en puntos de vista.  Lo importante en este caso es conseguir la aceptación y respeto para el otro.
•    Consolida o cambia actitudes, en el análisis profundo de problemas y temas generales.
•    Previene la aparición de prejuicios o  reducen significativamente los existentes.

3.    Desarrollo de la personalidad.
•    Mediante el cultivo del sentimiento de seguridad si el individuo participa, acepta y es aceptado. (Todo ello basado en la necesidad de afiliación)
•    Permitiendo el conocimiento del otro y el autoconocimiento, consecuencia de la interrelación.
•    Cultivando aptitudes e intereses.

 
4.    Fines organizativos
Esta técnicas pueden considerarse como instrumentos importantes en la participación y gestión de un centro:
•    En la toma de decisiones respecto a actividades a realizar, establecimiento y aceptación de normas, enjuiciamiento de conductas.
•    En el cambio de la estructuras regulativas.
•    Y hasta en la elaboración y puesta a punto de ciertas programaciones grupales.

Las técnicas de Dinámica de Grupos deberán ocupar un lugar importante en el aula; la discusión se podrá estimular por una emisión de televisión, un programa de ordenador, un film, una simulación o un material impreso.  Cada vez más, el  maestro será un consejero para el alumno y le guiará a lo largo de todo el proceso de aprendizaje.
 


5. INTEGRACIÓN DE TÉCNICAS.

Las técnicas de grupo son, múltiples. Lo más importante es tratar de elegir la técnica más adecuada para cada situación o problema. Estas técnicas pueden utilizarse para modificar la dinámica del grupo, cambiar y crear nuevas actitudes, facilitar la circulación de información.

Durante el desarrollo  de una técnica puede intercalarse otra más adecuada para ciertos momentos.  Las diversas técnicas de grupo pueden utilizarse de forma complementaria, integrándose recíprocamente en el desarrollo de una reunión o actividad de grupo. En el Debate Dirigido intercalar un «Phillips 6/6» puede ser útil para esclarecer situaciones o conocer rápidamente opiniones o sugerencias.

En general, un, grupo grande tiene la necesidad de discutir un tema o problema de forma más detenida y con participación más amplia. En tales casos el grupo grande se divide en subgrupos utilizando las técnicas del Cuchicheo, «Phillips 6/6», Comisión, etc... Luego, el grupo grande se integra nuevamente con el fin de recibir y discutir las aportaciones de los subgrupos y llegar a conclusiones y decisiones de conjunto.

 

Nota Bibliográfica. Este bloque sigue, casi literalmente, a MARÍN IBÁÑEZ, R. y PÉREZ SERRANO, G. (1985): Pedagogía Social y Sociología de la Educación. UNED, Madrid. Págs. 259-2









Comentarios y discusión